Abusos comunes

Por: Miguel Villaverde Cisneros

05/05/20

Cuando Andrea Maier era niña fue testigo de algo que marcaría su vida para siempre, veía casi a diario como su padre abusaba de su mamá, le gritaba y la golpeaba sin razón alguna hasta el cansancio, y ella no podía defenderse por qué él le ganaba en fuerza y Andrea tampoco podía hacer nada por su corta edad, sólo se quedaba en un rincón asustada viendo tales escenas. Su padre no contento con eso también la engañaba y era perdonado por ella, Andrea no comprendería por qué lo hacía y por qué seguía con ese hombre, que le hacía tanto daño. Pero después entendía que su madre lo hacía porque eran muy pobres y no tenían a donde ir.

Tuvo una infancia miserable, fueron golpeados no sólo por la violencia de su agresor, sino también por la indiferencia. Sus vecinos se hacían de la vista gorda. Nadie se metía en los asuntos de nadie, era mejor evitar problemas.  El Estado no existía para ellos, eran invisibles.

Se sentía muy triste por su mamá, ella a pesar de sus golpes y heridas siempre tenía una sonrisa para ella y si no tenían suficiente comida prefería dármela a Andrea en vez de comer ella. Amaba mucho a su madre, corría siempre a abrazarla fuerte para que se sintiera mejor, tiempo después su madre comenzó a enfermarse de un momento a otro, cada día empeoraba, Andrea no sabía que hacer siendo sólo una niña.

A pesar de esto su padre no dejaba de maltratarla y hacerle daño cada vez que podía, ya no era la violencia física, sino ahora los gritos e insultos sobre su madre.  Andrea sólo atinaba a llorar, mientras veía a su padre borracho golpeando a su mamá, a pesar de su estado de salud. Esperando que ya la dejara para acercarse a ella y abrazarla con todas sus fuerzas como siempre pensando que mejoraría. Pasaron más meses y ella ya no se podía poner de pie mucho tiempo, se quejaba de dolor y su padre no hacía nada para ayudarla o guardar dinero para llevarla al doctor, todo se lo gastaba en alcohol o con alguna amante, hasta vendía cosas para darse su gusto.

Después de un año de una cruel agonía la madre de Andrea fallece en casa, de esa forma su padre se la llevó al hospital viéndola ya muerta. Lo que escuchó Andrea en el pasillo de los médicos (por qué no la dejaban entrar a la habitación por su edad), era algo aterrador: que su madre había muerto por una enfermedad pulmonar y que hubiese podido salvarse si la hubieran llevado pronto al hospital, Andrea sintió en ese momento más odio contra ese hombre que se hacía llamar su padre, pero que no era más que un monstruo.


Como no tenían dinero, otras personas les ayudaron con el funeral de su querida mamá, Nunca las autoridades, ni la iglesia, ningún dios parecían acompañarla en ese sufrimiento.

Andrea, intentó denunciar a su padre. Fue llorando a la comisaria, no le creyeron. Regresó resignada, tenía temor que ahora su padre abuse de ella, no tenía a donde ir. Su padre seguía llegando borracho. No llevaba el luto, traía mujeres forajidas a su casa.  

Pasaron los días y su padre se fue de la casa dejándola sola, faltaban pocas semanas para que Andrea cumpla sus ocho añitos. Lloraba desconsoladamente, no estaba su madre y sus brazos que la reconfortaban, no tenía familia cerca, estaban en provincia.

Andrea no sabía valerme por sí misma, así que se quedó ahí, en la vieja casa de los barracones, solita hasta que alguien la encontrara y

Y así sería.

Una vecina, muy amiga de su mamá, fue a su casa un día por la mañana y la encontró casi muerta, llevaba días sin comer, la llevó al hospital y allá la salvaron de la muerte,  la cuidaron hasta que la llevaron a un orfanato al ser abandonada, en ese momento por su mente sólo pasaban pensamientos de odio por su padre y se juró a si misma que algún día lo encontraría de nuevo y le haría pagar por todo lo que nos hizo a su madre y a ella.

Cuanto es en realidad el amor que deja marcado una madre en uno. Andrea sentía mucha pena, porque no era justo lo que le había ocurrido a su madre. Eran victimas de violencia, pero invisibles para la sociedad.  

Autor

Miguel Villaverde Cisneros
Miguel Villaverde Cisneros
Analista Político

Especialista en Gestión Pública
Compartir

2 comentarios para “Abusos comunes”

  1. Avatar
  2. Avatar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *