Los nuevos analfabetos

Tradicionalmente se ha definido como el “analfabetismo funcional” a aquella situación en que las personas que saben leer no utilizan esta capacidad, ya sea en la lectura o en la escritura. De allí la vigencia del viejo aforismo: “No hay peor analfabeto que aquel que sabiendo leer no lee”.

Esto se diferencia del analfabetismo total, donde la persona no tiene la capacidad de lectoescritura. Sin embargo, con la aparición de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC), hay un nuevo tipo de analfabetismo y la brecha digital cada día es mayor entre los “millenials” (quienes nacieron con la computación y la Internet) y quienes todavía no tienen acceso a estas herramientas tecnológicas.

Tal como lo decíamos la semana pasada, es importante difundir las competencias informáticas, para que las personas tengan más conocimientos y habilidades dentro del globo informático. Esto, teniendo en cuenta que existen armas (nanotecnología informática) capaces de influir cualquier sistema electromagnético: desde los campos bioeléctricos del cuerpo humano, los ordenadores y los teléfonos móviles. Miles de personas se encuentran afectadas por una experimentación ilegal.

A esto se suma el que nuestra sociedad es bombardeada por mensajes masivos que, lamentablemente, en su mayoría no son edificantes sino denigrantes. Antes que elevar, sensibilizar, humanizar y culturizar, se está retrocediendo. Por ello es necesario tener responsabilidad social, porque los niños especialmente se ven afectados con los contenidos inapropiados.

Lamentablemente, el desarrollo de las comunicaciones no está a la par con la ética en los contenidos. Muchos  medios de comunicación basan su estrategia en el sensacionalismo, y utilizan el componente sexista para ganar más “rating”.

Por lo tanto, el sistema educativo debe capacitar a los individuos para saber cómo funcionan las TIC, para qué sirven y cómo se pueden utilizar para conseguir objetivos específicos. Mientras más habilidades informáticas tengan los ciudadanos, serán más autónomos y competentes para gestionar información y poderse desenvolver por la red y con más facilidad en el uso del ordenador, los programas y la red.

Pero lo más trascendente: desarrollar políticas de Estado para regular y mejorar la calidad de la comunicación pública en el Perú.

Autor

Raúl Allain
Raúl Allain
Escritor, poeta, editor y sociólogo peruano (Lima, 1989). Estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Fundador del Grupo Suicidas y editor de Suicidas Sub 21. Ha sido incluido en antologías como Antología décimo aniversario de Lord Byron Ediciones (Liber Factory - Lord Byron Ediciones, Madrid, 2013), Veinte poetas: muestra de poesía contemporánea (I.F.D. Editor; Lima, 2010), Poesía y narrativa hispanoamericana actual (Visión Libros - Lord Byron Ediciones, Madrid, 2010), Abofeteando a un cadáver (Bizarro Ediciones - Centro Cultural de España, 2007), entre otras. Además ha publicado poemas, cuentos, artículos o ensayos en diversos medios literarios. Actualmente preside el Instituto Peruano de la Juventud (IPJ) y dirige el sello independiente Río Negro. Ha publicado Poéticas (edición del autor; Lima, 2010), Poiesis hispanoamericana: selección de poesía contemporánea (Río Negro, 2012), Eros & Tánatos: poesía y arte contemporáneos (Río Negro, 2012), entre otras antologías, ¡Yo no hice nada!: Sobre la idiosincrasia peruana (Amantes del País Ediciones, Lima, 2013), ¡Palaciego In Memoriam!: Selección de textos de Humberto Pinedo (JustFiction Edition, Letonia, Unión Europea, 2018), así como el ensayo La cientificidad del consciente (Editorial Emooby, 2011). Columnista de Ssociólogos.
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + = 11