La sociología de la cultura en la obra de Max Weber

Se puede considerar al filósofo, jurista, historiador y politólogo Max Weber como el gran sintetizador y clasificador de la temática sociológica, pero hay que advertir que su sociología de la cultura ha quedado desdibujada ante la enorme pluralidad de áreas de estudio que el sociólogo alemán inició.

Precisamente la sociología de la cultura tiene que ser entendida como el laboratorio multidisciplinario donde no solo la metodología de los «tipos ideales» se va a comprobar, sino también, como la garantía de la efectividad que la comprensión significativa tiene.

Para comprender la obra de Weber hay que referirse necesariamente a su análisis de los procesos culturales entendidos como sistemas de valores. Frente a la metodología de Durkheim, Weber replantea el tema de la significación como interpretación. Entre el actor social y el contexto actúa un proceso de mediación interpretativa que es el núcleo mismo de las llamadas ciencias humanas y sociales.

Como se sabe, Weber revisa el sistema de las relaciones significativas entendiendo el mundo social no como una relación de objetos sino como una relación de interpretaciones. Y en tal relación la ciencia de la cultura y la historia cultural ocuparán un lugar preferente.

Lo podemos comprobar observando la cultura popular emergente del Perú, donde tenemos el fenómeno de la cultura chicha, por ejemplo, donde se aprecia nítidamente el rol de la sociología de la cultura, específicamente en la música popular.

En el mundo contemporáneo, la música está disponible a través de Internet y de dispositivos de descarga y reproducción, que permiten al oyente viajar por el tiempo y por todos estilos, intérpretes y períodos musicales. De allí que la noción de centro se ha ido perdiendo. La música funciona como un camino hacia la divinidad: Dios no es por los hombres sino los hombres son para Dios.

Uno de los planteamientos de Weber se refiere necesariamente a su análisis de los procesos culturales entendidos como sistemas de valores, replanteando el tema de la significación como interpretación. En nuestro país, donde se hablan 47 idiomas, el reto es enorme para encontrarnos como nación en el gran “país de todas las sangres”.

Autor

Raúl Allain
Raúl Allain
Escritor, poeta, editor y sociólogo peruano (Lima, 1989). Estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Fundador del Grupo Suicidas y editor de Suicidas Sub 21. Ha sido incluido en antologías como Antología décimo aniversario de Lord Byron Ediciones (Liber Factory - Lord Byron Ediciones, Madrid, 2013), Veinte poetas: muestra de poesía contemporánea (I.F.D. Editor; Lima, 2010), Poesía y narrativa hispanoamericana actual (Visión Libros - Lord Byron Ediciones, Madrid, 2010), Abofeteando a un cadáver (Bizarro Ediciones - Centro Cultural de España, 2007), entre otras. Además ha publicado poemas, cuentos, artículos o ensayos en diversos medios literarios. Actualmente preside el Instituto Peruano de la Juventud (IPJ) y dirige el sello independiente Río Negro. Ha publicado Poéticas (edición del autor; Lima, 2010), Poiesis hispanoamericana: selección de poesía contemporánea (Río Negro, 2012), Eros & Tánatos: poesía y arte contemporáneos (Río Negro, 2012), entre otras antologías, ¡Yo no hice nada!: Sobre la idiosincrasia peruana (Amantes del País Ediciones, Lima, 2013), ¡Palaciego In Memoriam!: Selección de textos de Humberto Pinedo (JustFiction Edition, Letonia, Unión Europea, 2018), así como el ensayo La cientificidad del consciente (Editorial Emooby, 2011). Columnista del diario Expreso y Ssociólogos.
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *