LAS SECUELAS NEUROLÓGICAS DE LA TORTURA ELECTRÓNICA

por María Alejandra Gámez Román.

La tortura electrónica o electromagnética, al igual que la tortura física en general, puede dejar huellas perfectamente detectables mediante un examen neurológico, tales como alteraciones en la marcha, debilidad muscular, entumecimiento, dolor de cabeza, mareos, vértigo, falta de concentración, cefaleas, alteraciones de la memoria y ralentización de los reflejos. Muchos de los efectos de la tortura electrónica a nivel neurológico  aparecen como síntomas de larga duración y pudieran explicarse por el daño orgánico cerebral causado al sujeto, por lo cual su detección y cuidados paliativos exigen la evaluación neurofisiológica de un especialista para ponderar cada uno de los síntomas específicos.

 Un neurólogo puede evaluar el funcionamiento del sistema nervioso, que es una entidad compleja formada por cerebro, médula espinal, nervios craneales y nervios periféricos. Para esto sólo hace falta realizar sencillos exámenes médicos, que generalmente son omitidos. No todos los exámenes son idénticos, pero en general puede incluir pruebas de memoria, evaluación de los nervios craneales que conectan al cerebro con la cabeza y cuello, músculos y glándulas faciales, así como de los que controlan el funcionamiento de los sentidos. En estos casos es necesario examinar, entre otras cosas,  el olfato, la agudeza visual, los campos visuales, la sensibilidad  táctil, explorar los reflejos, la coordinación motora y revisar la percepción visual y espacial. También es importante evaluar la marcha para verificar que la víctima camine con normalidad y sea capaz de mantener el equilibrio. Las desviaciones del patrón normal de marcha son muy frecuentes después de la exposición a la tortura.  Muchas víctimas desarrollan una marcha compensatoria anormal desplazando la carga hacia el borde lateral o el borde medial para evitar el dolor al caminar.

Para todo esto existen diversas rutinas de exámenes, pruebas y procedimientos que determinará un especialista del área o un neurólogo calificado. Según la situación pueden ser necesarias pruebas adicionales: de sangre, en busca de alteraciones inmunológicas o endocrinas, o de imagen para detectar posibles lesiones cerebrales o problemas en vasos sanguíneos, nervios espinales o discos vertebrales. Debe tenerse en cuenta que muchos de los síntomas que presentan las víctimas también están relacionados con el trastorno de síndrome de stress post traumático. Sin embargo eso no excluye el hecho de que la tortura electrónica  deja huellas fisiológicas que  pueden ser detectadas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.